Páginas

sábado, 23 de noviembre de 2013

Quantic Love.

[Buenas noches, Bambi,
gracias por dar argumento a mis sueños.]


miércoles, 20 de noviembre de 2013

No es que sea mía, es que yo quiero ser suyo.


O. S.

Mi mente es infinita.

  A veces me gustaría escribir, y escribir y contarte todo lo que se me pasa por la cabeza, el porqué de cada cosa que lees, el motivo oculto de cada palabra, una explicación a mis sentimientos. Pero no quiero monopolizar la conversación, además de que no quiero que los dos acabemos de nuevo pensando en posibilidades que no existen, en cosas del pasado y volvamos a estar con un estado de ánimo deplorable.
  Me basta con que sepas que en mi cabeza tango un millón de ideas que me gustaría trasmitirte con sinceridad, pero a veces es mejor callar y no remover las cosas. Pero sin duda, me basta con que sepas y tengas la certeza de que te quiero y de que siempre estaré ahí, esperando para soltar todo lo que tengo que decir y así quizas me entiendas un poquito mejor. Porque yo pienso mucho y a veces con evasivas acabamos la conversación, pero en realidad quiero soltarte un discurso largo, muy largo. Pero sigo ateniendome, a que hay cosas que es mejor callar y disfrutar de el buen ambiente que tenemos todos los días, días contigo que no cambiaría por nada del mundo.



domingo, 3 de noviembre de 2013


sábado, 2 de noviembre de 2013

Domingos.

Los domingos hacíamos el amor desde que nos despertábamos hasta que nos arrinconaba el hambre, entonces bajábamos a comer lo que encontráramos en la nevera, y volvíamos a subir para seguir en lo mismo, luego dormíamos o leíamos un rato y nos abrazábamos de nuevo, a veces ella quería que bailáramos y lo hacíamos cada vez más lenta y estrechamente hasta que terminábamos de nuevo en la cama. No sé, era como si el domingo realmente fuera un día bendito.


Soy.

No soy perfecta, verás; soy un caos. Soy esa chica que cuando está callada comunica todo con la mirada, la que busca que la conquisten, la detallista. La que te hablará de libros, escritores, música y películas extrañas mientras te prepara café. La chica que también llora de vez en cuando, frágil como una flor que intenta ser fuerte como la raíz. Soy esa, la que entrega su corazón siendo lo más preciado. La que te amará profundamente, como el primer amor.

Contigo todo.

Contigo no quiero París, ni Santiago, ni Roma. Contigo prefiero quedarme en casa, tomarte de las manos y guiarte a donde jamás has viajado; ida sin retorno, amor con insomnio, cafés de madrugada y sexo por placer. Contigo hasta enloquecer.


miércoles, 30 de octubre de 2013

Estrella fugaz.

 No puedo más. Hoy ni sus abrazos me reconfortan, y eso es demasiado raro. Necesito estar sola, tomar el aire un poco, despejarme, aunque sé que si estoy sola voy a seguir dándole vueltas al tema. Pero da igual. Me levanto de la cama de todos modos, dejándole con una mueca de extrañeza en la cara.
 -Un segundo.
 Es lo único que consigue salir de mis labios, en apenas un susurro.
 Salgo a la terraza. Desde allí se ve el mar. Me siento en una silla y apoyo los brazos, cruzados, sobre la mesa, poniendo la cabeza en éstos. Escucho sus pasos. Me ha seguido, pero necesito un segundo para mí.

 Se arrodilla a mi lado y besa mi pierna, sin decir nada. Eso me gusta de él, que a veces esos pequeños gestos me hacen sentir mejor que cualquier palabra. Le pido que vuelva a la cama pero no quiere sin mí. Intento convercerlo, hace algo de frío fuera, y lo único que consigo es que entre a por una manta al cuarto y se siente en la silla que hay a mi lado, echándome la manta por encima. No puedo evitar sonreír un poco.
 Me dice que lo siente y me dan ganas de echarme a reír. No es su culpa, él tiene menos culpa que nadie, y aún así me mira como si fuera el responsable de toda mi tristeza y me resulta irónico.

 Abre los brazos para que me siente sobre él y así lo hago, envolviéndonos a los dos con la manta que ha traído, quedándonos en nuestra pequeña burbuja, y ojalá así fuera, no existiera nadie más que nosotros, entonces ya no estaría triste.
 Le abrazo con fuerza. Me reconforta su presencia, me reconforta saber que hay una persona que diariamente se preocupa por mí, que ha estado a mi lado en tantas cosas.

 Pasan los minutos, tal vez horas, no lo sé, y nos quedamos ahí, quietos, abrazándonos, hasta que se me escapa un bostezo y al sentirlo, sin decir nada, me lleva en brazos hasta la cama. Yo me acurruco entre sus brazos, entre su cuerpo cuando estamos echados, y él me tapa bien para que no coja frío. Estoy cansada, demasiado cansada como para hacer otra cosa que no sea dormir, pero dormir a su lado, escuchando el mar a lo lejos, en nuestra burbuja particular.
 Me besa la frente con ternura.
 -Buenas noches, ángel.

lunes, 21 de octubre de 2013

Dulces besos.


miércoles, 2 de octubre de 2013

Perfect evening.

Esos momentos de tranquilidad, en los que estamos abrazados en el sofá, dándonos besos cortos, susurrándonos cosas bonitas mientras nos iluminan las velas, solo una tenue luz. Y me hace sonreír de esa manera que hace que en mi pecho estalle la felicidad. Que haga que quiera decirle 'te amo', pero son palabras prohibidas, y sin embargo las siento tan dentro y con tanta fuerza.
  Lo es todo, siempre lo ha sido, y esos momentos de tranquilidad hacen que me quiera echar a llorar de lo agusto que estoy, de lo mucho que le quiero, de que quiero que no se separe de mi pase lo que pase.




lunes, 30 de septiembre de 2013

Lie.

Sabes que tu vida está estructurada en base a una gran mentira, que la razón de tu felicidad no es más que eso, algo que se ha liado demasiado. Pero no quieres destapar esa mentira porque al saber que sí que es verdad te torturarás diciendote 'lo sabía, no debería haberme confiado', y te hundirás. Así que disfrutas de cada segundo de felicidad imaginario, dándole después vueltas a la cabeza, preguntándote si es real o solo un producto de tu imaginación que se te ha ido de las manos, pero no quieres saber, no quiero perderle.

sábado, 28 de septiembre de 2013

domingo, 22 de septiembre de 2013

El enamorado.


Debo fingir que hay otros. Es mentira. 
Sólo tú eres. Tú, mi desventura 
y mi ventura, inagotable y pura.



Sweet Home.

Miró la casa, donde ella vivía con él hace apenas un año, donde él había vivido durante más tiempo aún, el lugar en el que supieron que formarían una familia.
-Hogar dulce hogar -susurró con una sonrisa mientras miraba el edificio que tenía mucho significado para ella.
Pero él se acercó al oído de la chica y con todo el amor del mundo le susurró:
-Tú eres mi hogar.




miércoles, 11 de septiembre de 2013

Antes y después.

 Amor, una sola palabra, una cosa pequeña, una palabra no mayor ni más larga que el filo de una navaja. Eso es lo que es: una cuchilla. Corta tu vida por el centro, separándolo todo en dos, haciendo que caiga a uno u otro lado. Antes y después. Antes y después. Pero también durante: un instante no mayor ni más largo que el filo de una navaja.

martes, 10 de septiembre de 2013

Sus ojos llevan el fuego de alguna estrella.


Delirium.

Me resulta un poco extraño que haya vivido toda mi vida sin verte y de repente aparezcas por todas partes.

lunes, 2 de septiembre de 2013

Eh, tú, el de los ojos bonitos, sonríe.

Y te voy a cuidar siempre, y cada vez que dejes de sonreír te daré un motivo para que lo hagas porque (a parte de tus ojos) tienes una sonrisa preciosa.

sábado, 31 de agosto de 2013



Infinite.



jueves, 29 de agosto de 2013

martes, 13 de agosto de 2013

miércoles, 24 de julio de 2013

Jealousy.

Me duele, en ese rinconcito del corazón donde pone "CELOS", ahí.


lunes, 15 de julio de 2013

You and me, baby.

Son esos detalles, minucias, simples palabras que le salen inconscientemente, de forma natural, las que hacen que me quede sonriendo como una tonta para el resto del día. Y es que lo que más me gusta de nuestras peleas son las reconciliaciones, que me hable dulce y tenga detalles bonitos conmigo y que pase lo que pase no se rinda con mis arrebatos, que siga insistiendo en acabar las cosas bien.


martes, 9 de julio de 2013

sábado, 6 de julio de 2013

J.


viernes, 5 de julio de 2013

17

Es algo que no planeas. Un día te despiertas, te conectas, y conoces a alguien interesante que te cae bien, que te hace reír... en un principio sólo eso. No sabes que en ese mismo instante, la vida te ha cambiado para siempre. Sigues hablando con esa persona, y cada vez estás más agusto con ella. Compartís historias, risas... es como si le conocieras de toda la vida. Cuando no estás hablando con él, recuerdas sus palabras y sonríes. Cuando estás sola en tu cuarto, recuerdas su voz y sonríes. Cuando estás haciendo un examen, recuerdas sus chistes, y sonríes. Es como si gracias a él, hubieras olvidado todas las cosas malas que te rodean, como si no existieran las desgracias, y todo fuera alegre y precioso. 

Lo malo empieza, cuando empiezas a soñar con esa persona y cuando te conectas, expresamente para estar con ella. Ahí te das cuenta de que empiezas a tener dependencia... Todo pasa muy rápido, apenas te das cuenta de lo que sucede fuera, y en tu interior. Sientes cosas extrañas que jamás has sentido con personas que ves cada día, que puedes tocar. Te pones muy nerviosa cada vez que lo ves aparecer. Sientes unos deseos irrefrenables de estar todo el tiempo con él y celos, cuando piensas que todo lo que te dice, puede decírselo a otra mujer. Cierras los ojos, oyes su voz, y te lo imaginas a tu lado. No hay distancia de por medio, solo estamos los dos. Te mueres por cogerle de la mano, por besarle, por abrazarle, por mirarle a los ojos y decirle que lo quieres, que lo necesitas, que es lo más importante en tu vida. Pero no puedes. Eso hace que estés mal, que tengas una angustia que te reconcome. Que sientas demasiada impotencia, y rabia a la vez. 

Y entonces empiezas a preguntarte cosas, a plantearte los hechos y a querer cortar con todo. Pero esto te supera, ya no puedes controlarlo. Es imposible renunciar a aquello que te hace tener una sonrisa cada día, que hace que te sientas especial, que te hace tremendamente feliz. 

¿Qué mas da si hay kilómetros de por medio? Si de verdad, has encontrado en un presente, a esa persona que te complementa, lucha para estar con ella en un futuro, y da gracias por haber conocido  alguien tan perfecto. Yo también pensaba que era imposible querer con tanta fuerza a una persona que ni siquiera has mirado a los ojos, pero me equivoqué. Es impresionante lo que puedes llegar a sentir.

Es algo que no se puede explicar con palabras, simplemente hay que vivirlo.

¿Te imagina tú y yo una semana juntos? Lo veo difícil, pero eso ya no me importa.