Páginas

lunes, 14 de septiembre de 2015

1009

Me siento rota. Es una afirmación algo confusa y a la vez clara como el agua. Pero, es como me siento. No sé ni qué decir porque tengo la cabeza llena de pensamientos, recuerdos y palabras que se atropellan entre sí pero que quieren salir de ahí. ¿Qué pasa si un día te levantas y descubres que una relación con alguien está basada en mentiras? ¿Que los cimientos de una historia son cosas que de repente desaparecen?
 Solo sé que esta vez tengo que ser egoísta y orgullosa y pensar en mí y en lo que me viene mejor. Aun así le echo de menos. Cuando le digo "tonto" y me dice "preciosa", cuando se queda esperando a que llegue a casa después de haber salido para asegurarse de que llego bien, cuando me hace reír después de un buen día, cuando me dice "te quiero" cuando estoy insegura, cuando me insiste a arreglar las cosas para que todo vaya a mejor...  Y lo he perdido. Joder, aún no me creo que no vuelva a pasarme todo eso. Pero hay veces en la vida en la que necesitas que alguien dé la cara por ti y no ir tú detrás pidiéndole lo que necesitas. Un día en el que necesitas que te borren las dudas de los ojos y no que se echen atrás y desaparezcan. Un día en el que le encuentres sentido a todo y rezar por que no te hagan daño.
 Y ahora estoy rota. Y no sé como sobrevivir a esto.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada