Páginas

domingo, 24 de mayo de 2015

La vida es lo que pasa mientras tú te construyes ilusiones.

Es curioso lo irónico de la vida, el subjetivismo de un siempre, y el poco realismo de un  felices para siempre.
Con el tiempo te das cuenta de que la vida hoy día es mucho más precaria y más triste de lo piensas que va a ser cuando apenas llegas al metro de altura.
 De pequeña ves a esos padres que crecen a tu lado, que llevan años juntos y te dices a ti misma que quieres un romance igual de duradero y sólido. Pero amigos míos, la vida es una hija de puta: es cruel y deshace todos tus sueños e ilusiones. Tus padres se separan, tu madre deja de ser madre, el gobierno no te posibilita estudiar, los amigos tienen más caras que un dado...
 Una vez que todo pasa, la marea se calma y tus emociones también, piensas que todo va a ir mejor de lo que hasta ahora ha ido, pero ahí de nuevo, esa mala pécora que pasa mientras nosotros creamos nuestros planes, te quita el sueño, te hace tener pesadillas para que cada vez que cierres los ojos veas todo aquello que has perdido, todo aquello que te da miedo y te hunde en la tristeza.

 Solo espero que deje de cebarse con las buenas personas y vaya a por aquellos que dejan morir a los niños, que roban a los pobres, que se regodean con la infelicidad ajena y que no deja vivir a los demás.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada