Páginas

miércoles, 24 de julio de 2013

Jealousy.

Me duele, en ese rinconcito del corazón donde pone "CELOS", ahí.


lunes, 15 de julio de 2013

You and me, baby.

Son esos detalles, minucias, simples palabras que le salen inconscientemente, de forma natural, las que hacen que me quede sonriendo como una tonta para el resto del día. Y es que lo que más me gusta de nuestras peleas son las reconciliaciones, que me hable dulce y tenga detalles bonitos conmigo y que pase lo que pase no se rinda con mis arrebatos, que siga insistiendo en acabar las cosas bien.


martes, 9 de julio de 2013

sábado, 6 de julio de 2013

J.


viernes, 5 de julio de 2013

17

Es algo que no planeas. Un día te despiertas, te conectas, y conoces a alguien interesante que te cae bien, que te hace reír... en un principio sólo eso. No sabes que en ese mismo instante, la vida te ha cambiado para siempre. Sigues hablando con esa persona, y cada vez estás más agusto con ella. Compartís historias, risas... es como si le conocieras de toda la vida. Cuando no estás hablando con él, recuerdas sus palabras y sonríes. Cuando estás sola en tu cuarto, recuerdas su voz y sonríes. Cuando estás haciendo un examen, recuerdas sus chistes, y sonríes. Es como si gracias a él, hubieras olvidado todas las cosas malas que te rodean, como si no existieran las desgracias, y todo fuera alegre y precioso. 

Lo malo empieza, cuando empiezas a soñar con esa persona y cuando te conectas, expresamente para estar con ella. Ahí te das cuenta de que empiezas a tener dependencia... Todo pasa muy rápido, apenas te das cuenta de lo que sucede fuera, y en tu interior. Sientes cosas extrañas que jamás has sentido con personas que ves cada día, que puedes tocar. Te pones muy nerviosa cada vez que lo ves aparecer. Sientes unos deseos irrefrenables de estar todo el tiempo con él y celos, cuando piensas que todo lo que te dice, puede decírselo a otra mujer. Cierras los ojos, oyes su voz, y te lo imaginas a tu lado. No hay distancia de por medio, solo estamos los dos. Te mueres por cogerle de la mano, por besarle, por abrazarle, por mirarle a los ojos y decirle que lo quieres, que lo necesitas, que es lo más importante en tu vida. Pero no puedes. Eso hace que estés mal, que tengas una angustia que te reconcome. Que sientas demasiada impotencia, y rabia a la vez. 

Y entonces empiezas a preguntarte cosas, a plantearte los hechos y a querer cortar con todo. Pero esto te supera, ya no puedes controlarlo. Es imposible renunciar a aquello que te hace tener una sonrisa cada día, que hace que te sientas especial, que te hace tremendamente feliz. 

¿Qué mas da si hay kilómetros de por medio? Si de verdad, has encontrado en un presente, a esa persona que te complementa, lucha para estar con ella en un futuro, y da gracias por haber conocido  alguien tan perfecto. Yo también pensaba que era imposible querer con tanta fuerza a una persona que ni siquiera has mirado a los ojos, pero me equivoqué. Es impresionante lo que puedes llegar a sentir.

Es algo que no se puede explicar con palabras, simplemente hay que vivirlo.

¿Te imagina tú y yo una semana juntos? Lo veo difícil, pero eso ya no me importa.